Buceo para niños

Buceo para niños

A los niños les encanta el agua y todas las actividades relacionadas con ella: nadar, saltar, navegar, pescar y chapotear. El buceo para niños es la mejor manera de disfrutarla, ya que pueden sumergirse y tomar contacto con la vida marina y los arrecifes.

Beneficios del buceo

Además de las emociones que brinda descubrir los misterios del mar y asombrarse con la indescriptible belleza que verán, tus niños recibirán una serie de efectos positivos.

Esta actividad, como todo deporte, desarrolla la musculatura y fortalece el esqueleto. Además aumenta la capacidad pulmonar y estimula la función cardíaca.

En cuanto al comportamiento, los niños aprenden a disciplinarse, adquieren madurez emocional y autoestima al asumir y cumplir con diversas responsabilidades. En el plano social se incrementan los sentimientos de camaradería y se aprende a trabajar en equipo.

Esta actividad brinda una sensación de paz y se estimula la creatividad al estar en contacto tan íntimo con el medio líquido. Por otra parte, aprenden a respetar y apreciar la naturaleza.

Recomendaciones

Los niños presentan inmadurez o crecimiento insuficiente de diversos sistemas. En el área de los oídos y nariz, en el sistema musculoesquelético y en la función respiratoria y cardiovascular el funcionamiento es limitado. Existe también labilidad emocional en el área psicológica.

Por ello, si el niño presenta algún padecimiento debe ser evaluado por su pediatra, el cual indicará las limitaciones pertinentes antes de iniciar las prácticas de buceo.

Cursos de buceo para niños

Los entrenamientos PADI de buceo para niños en La Herradura permiten a los adolescentes contar con una certificación y un carnet de buceo de validez internacional. Existen diversos niveles con los que, progresivamente, los chicos pueden ir dominando un mayor grado de dificultad y mejores destrezas.

El bautismo del buceo es la primera etapa, que no tiene  complicaciones y es simplemente para habituarse a los equipos y disfrutar del agua y la fauna. Después de una explicación detallada, la inmersión se realiza junto a un instructor o Divemaster leader.

La función de este experto es controlar al chico cuando se sumerge, la flotabilidad y guiar el mecanismo de respiración bajo el agua. Es una fase personalizada donde se va paso a paso, según se adapte el niño a cada una.

La fase siguiente en el aprendizaje es Open Water, con la cual ya puede obtenerse la certificación de buceo. Este curso PADI es uno de los más reconocidos mundialmente. En 4 o 5 días se aprende lo necesario para usar todo el equipo básico de buceo y realizar inmersiones hasta 18 metros de profundidad, así como prevenir y resolver problemas.

El buceo para niños es diversión y aventura; es también una manera de adquirir salud y madurez. La experiencia cambiará sus vidas y el aprendizaje los acompañará toda la vida.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *